Tener el control total en el sexo y dominar a la persona es uno de los artes más excitantes que podrás vivir con las Escorts en las Palmas.

Dominar es algo que muy pocos saben hacer, solo quienes tienen esta fantasía sexual poseen ese don que hará que el momento sea el más placentero, y con las Escorts en las Palmas, podrás hacerlo realidad.

Dominio sexual

Por muchos años, esta práctica ha sido catalogada de enfermiza o anormal, sin embrago, en la actualidad ha sido validada tanto en hombres como en mujeres, aunque en ellas es más común la práctica de la sumisión.

El comportamiento sadomasoquista se ha vuelto bastante común, y es por esto que ha ganado más aceptación, incluso hasta llegar al punto de la creación de films basados en esta fantasía erótica.

Prácticas de la dominación

Las más comunes son:

Bondage (Esclavitud)

Consiste en privar de movimiento el cuerpo de la persona sumisa, mediante el uso de cuerdas para amarrar los brazos y piernas, en casos extremos el cuerpo completo.

Además, se pueden usar otros elementos como cintas, velas, esposas o cadenas para inmovilizar el cuerpo en su totalidad. Se utilizan mordazas y vendas en los ojos para sentir que se tiene el dominio completo de la persona.

Los azotes

Se trata de un castigo corporal, donde se golpea en repetidas ocasiones las nalgas de la esclava. Estos azotes, pueden ser proporcionados con la mano o con cualquier otro instrumento especial para la práctica, como lo son los látigos, las fustas, las varas y las cuerdas anudadas, entre otros.

En ocasiones, y aunque parezca extraño, la misma persona que realiza el castigo a la pareja, también se castiga con azotes, denominándose autoflagelación.

Generalmente, en la espalda se dan un número determinado de latigazos, hasta lograr la pérdida del conocimiento del azotado. Pero esto no debe asustarte, pues ya es en casos extremos.

La felación

Cuando se tiene a la persona inmovilizada, está dispuesta para practicársele lo que se conoce como sexo oral o francés completo, chupando, lamiendo y hasta mordiendo los genitales.

De esta manera, se puede usar a manera de “tortura”, que resulta muy excitante para quien domina al ver las expresiones del sometido.

¿De dónde surgió?

Al parecer, según la conocida teoría de la evolución, desde hace miles de años, cuando los hombres vivían en la cavernas, las mujeres se sentía atraídas sexualmente por los machos alfa, y hoy en día se ha mantenido de ese modo, salvo en otras ocasiones que es el hombre quien quiere ser dominado por una mujer, intercambiando así de roles.

En reglas generales, entonces una mujer sumisa siempre se sentirá atraída por un hombre dominante, mientras que el hombre siempre va a preferir controlar la situación.

Instrumentos más usados

Para que esta fantasía sexual sea más excitante, necesita incluir una variedad de elementos que van a ayudar a complementar la actividad.

  • Esposas: sirven para inmovilizar las manos de ella, y así poder practicarle cualquier tipo de tortura sexual.
  • Cuerdas: al igual que la anterior, es para evitar que se mueva.
  • Látigo: para azotar la espalda o nalgas. En algunos casos, el dolor produce placer.
  • Vendas: para que nuestra sumisa no vea lo que se le está haciendo. De esta forma, ella desarrollará más sensaciones.
  • Pizas para pezones: son especialmente creadas con el fin de pellizcar los pezones tanto de la mujer como del hombre. Éstos hacen una ligera presión generando un nivel alto de excitación, y puede ser graduada por medio de un tornillo para aflojar o endurecer.
  • Fusta: es una vara con o sin lengüeta de diferentes materiales, que se emplea como instrumento de tortura en el sexo.
  • Mordazas: existen muchas variedades de ellas, diseñadas en diversos materiales, tales como las de anillo, de bola, de pene, para morder o en su defecto un pañuelo común.
  • Teaser: es un tipo de plumero que genera sensaciones de placer y cosquillas en cualquier parte del cuerpo.
  • Las barras espaciadoras: se usan en los brazos y piernas, con el mismo fin que el de las esposas, pero resulta mucho más intenso. Algunas de ellas vienen incluidas con brazaletes y collares, por lo que la movilidad se ve casi imposible.

Definitivamente, esta conducta debe ser muy bien manejada para que no se pase de los límites, y pueda dar como resultado, una experiencia llena de placer.

Si tu fantasía sexual es dominar, las Escorts en las Palmas complacerán tus peticiones con mucho gusto, así que no te quedes con las ganas de experimentar los más altos niveles de excitación que jamás has sentido.

¿Preparado?

Abrir chat
preloader